Nuevo enfoque en el Plan de prevención y tratamiento de adicciones en el Ecuador

(leer plan)
Instituciones involucradas:

  1. Consep
  2. Senplades
  3. Ministerio de Salud Pública
  4. Ministerio de Gobierno
  5. Vicepresidencia de la República

La Constitución de la República del Ecuador, aprobada en Montecristi, en su artículo 364, dice textualmente:

“Las adicciones son un problema de salud pública. Al Estado le corresponderá desarrollar programas coordinados de información, prevención y control del consumo de alcohol, tabaco y sustancias estupefacientes y psicotrópicas; así como ofrecer tratamiento y rehabilitación a los consumidores ocasionales, habituales y problemáticos. En ningún caso se permitirá su criminalización ni se vulnerarán sus derechos constitucionales. El Estado controlará y regulará la publicidad de alcohol y tabaco

Uno de los principales avances dentro de la lucha contra las adicciones es su descriminalización, luego se declara a las adicciones como un problema de salud pública, más no un delito, y como tal debe ser manejada.
En lo que se refiere a los avances en las instituciones públicas, respecto al tema adicciones, tenemos que el Consep, se encarga del control de los centro de recuperación, así como también de campañas de prevención. El Ministerio de Salud Publica expidió un reglamento para el manejo de Centros de Recuperación, donde se define claramente el trato al paciente adicto como una persona que sufre de una enfermedad, mas no de un simple problema de conducta. En un extracto de sus archivos, el Consep, citando la planificación diseñada por la Senplades, señala lo siguiente:

“La concepción del Plan Nacional de Prevención Integral y Control de Drogas 2009-2012 está en la necesidad de asumir una política nacional y soberana sobre una problemática compleja, multidimensional y de naturaleza transnacional,…”, que se “se articula con la nueva Constitución de la República del Ecuador, con el Sistema Nacional de Planificación del Estado y con los objetivos del Plan Nacional para el Buen Vivir 2009-2013, fuente y afluente de todos los planes sectoriales. Tal vinculación se suscita cuando “al reducir el consumo, controlar la oferta y promover el desarrollo alternativo preventivo, se estará contribuyendo a mejorar las capacidades y potencialidades de la ciudadanía (Obj. 2), aumentar la esperanza y calidad de vida de la población (Obj. 3), se auspiciará la integración latinoamericana (Obj. 5), se fortalecerá el espacio público y de encuentro común (Obj. 7), se garantizará el acceso a la participación pública y política (Obj. 10); y, se contribuirá a establecer un sistema económico solidario y sostenible (Obj.11). De esta manera se garantiza la armonización de la política sectorial en materia de drogas, con las demás políticas que configuran la visión integral de desarrollo que impulsa el gobierno nacional.”

También la Vicepresidencia se interesa por el tema de las adicciones como una política de Estado. (ver video)
Por lo tanto, el cambio hacia un enfoque nuevo que presenta la planificación, es de:

  1. Cambiar el concepto de adicción de: delito a enfermedad
  2. Dar una mayor prioridad a la Prevención
  3. Controlar y supervisar los Centros de Tratamiento
  4. Vigilar por el cumplimiento de los Derechos Humanos de las personas que son tratadas en los Centros de Tratamiento y que su internamiento este dentro de un marco de desarrollo y respeto para cada individuo
  5. Ampliar el ámbito del concepto de adicción, dejando de ser un problema exclusivo para los drogodependientes
  6. Proteger a la niñez del consumo de drogas a través de campañas de prevención
Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario