12

12, un número extraño, que según los mitólogos de la mitología maya, en éste año, se acabará de acabar el mundo.

¡Catástrofes!, ¡inundaciones!, ¡terremotos! … miedo a lo que viene, miedo al futuro, miedo a la naturaleza y su fuerza superior, predicciones de muerte y desolación, para pagar las culpas por nuestros pecados … será la última instancia del juicio final … juicio y sentencia … sentencia y condena … condena e infierno … y así ad infinitum.

12, un número de paz, comprensible, un número que alcanza para todos, ya que se puede dividir para uno mismo, para dos cuando hay pareja, para tres cuando hay amante, para cuatro cuando hay estaciones todo el año, para seis cuando hay mendigos y para todos.

¡12 años! de una balanza que se inclina equilibradamente toda hacia abajo, por cargar los pesos de los pasos dados a diestra y siniestros, de un no-camino que hice al andar, pues si, camino por un no-camino, ya que no vengo del mas allá, sino del mas aquí.

¡12 años! de una esclavizante libertad que no contempla ni siquiera la idea de buscar otra forma de vivir que no sea libre

¡12 años! de absurdas coherencias, de luchas que ni empiezan, ni terminan y ni existen

¡12 huesos! que me acompañan con sus paranoicos fantasmas de muertos que nunca murieron, y de los otros muertos, los que nunca nacieron

¡12 pasos! para desaprender métodos, protocolos, escuelas y manuales

¡12 pupilas, en las sonrisas de Paula!

¡12 docenas de vidas muy bien malgastadas husmeando debajo de una concha o persiguiendo una hormiga!

¡12 minutos de volver a volar la coqueta cometa!

12 años que celebro desde hace 12 años viviendo este eterno presente

12 siglos que se me pueden ir en 12 segundos

mas de 12 quebrantos en mi sobriedad (letra)

Tan reales y tan ilusorios estos 12 años, vistos desde éste Solo Por Hoy, que no sé si existen, si me los estoy inventando, o si son 13 en vez de 12, pero lo único que puedo sentir con certeza es que VIVEN dentro de mí.

12×2 horas

 

Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario