Añoranzas

Letra : Benjamín Ortega
Música: Trosky Guerrero

Anduve en pueblos pequeños, y en ciudades populosas

Me perdí por los caminos y en las calles rumorosas

Me envolvieron de cariño mil chiquillas buenas mosas

Me envolvieron de cariño mil chiquillas buenas mosas

Hallé corazón de amigo, ternura y afecto firme

y algún rato sin quererlo, hice mi quipe pa’ irme

En verdad que de todo lado me alejo con gran congoja

mas se adormece el costado cuando me regreso a Loja

Venga el tacho de agua hirviendo y el chucho para filtrar

y ese café que en mi tierra, como en ninguna se da

Venga el sango venga el molo, también la buena cecina

aunque el cuchillo motolo, ya no lo quiera cortar

Había un patojo huaco que hacía de mandadero

y como era un poco flaco le decían fifirrichi

era tispo el majadero y su pelo negro y duro como los de un chinicuro

Un día le dieron beta, le chinieron el trasero

porque le quebró el güargüero al mejor gallo güarico

El se bañó de despecho viriguito en el molino,

se secó con un gangocho y prosiguió su camino

Con Luis Pineda una tarde nos comimos frutas verdes,

estaban súparas, gamas, pero como eran ajenas, nos parecieron muy buenas

Por poco me voy al nicho, me dió tremenda lipidia

y el casi muere con wicho por comer panela y media

A la hora del rosario, un hombre rondaba el barrio

y con sus llaves hechizas quiso robar en la casa

Como había sido virolo abrió la puerta del sastre

me lo dejó sin un traste, se le llevó las camisas,

los bujingos y la plancha y si es que no se la arrancha,

se la llevó a su señora que se levantó a esa hora

a pichir para ir a misa si, a pichir para ir a misa

Se me viene a la cabeza la negra que me gustaba

que con una gran destreza su cabello destambaba

También recuerdo a Contento con su aguardientosa tripa

buchido en la yashipa brincando de cocha en cocha pisando los jimbiricos

Y su facón mangulero, en alguna piedra tocha lo afilaba

y lo convertía en navaja de peluquero

Traía el coche mas gordo de la jungla con un lazo

le desarmaba el tramojo y le hundía un cuchillazo,

después de su largo alarido, Contento ponía a su cliente,

una piedra entre los dientes

Un espectáculo hermoso para todos los glotones,

era ver entre las brazas, la paila de chicharrones

Se alistaban las chiquillas para embutir las morcillas

otras con cantos y risas, rellenaban longanizas

Y entre chanfaina y fritada, tomaba puro la hinchada

para evitar que en la noche, los vaya a patear el coche

El compadre se ha enojado, pues lo llamaron tataco

dejando a lado su saco, peleó como un condenado

Y entre ñecos y cocachos, lo dejaron mal parado

Todo esto es solo recuerdo y me embarga la añoranza

pero pienso en el retorno y tengo nueva esperanza

Cuando veo a algún paisano en la costa o en la sierra

lo saludo con la mano y me acerco a ver si puede contar algo de mi tierra

Mi corazón siempre ausente de la ciudad que yo anhelo

y mi alma en ella presente porque en ella está mi cielo

y mi alma en ella presente porque en ella está mi cielo

Loading Facebook Comments ...

Comments on this post

No comments.

Deja un comentario

Trackbacks and Pinbacks on this post

  1. […] ¿Deseas abrir el reproductor de esta canción en una ventana nueva y con la letra de la canción? Click aquí […]

TrackBack URL