Elegir un mate (recipiente o calabaza)

Existe una variedad de modelos de mates, se podría inclusive decir que ningún mate es igual a otro. Esta entre otras cosas hacen de la costumbre de beber y cebar mate algo único.

Existen mates que sobresalen por su elegancia y detalles, otros que transmiten sencillez y hay otros que en cambio son evidencia material de nuestras raíces culturales.

Esta variedad hace que me guste cierto modelo de mate, que me identifique con él, con sus formas y expresiones.

No existe una regla para elegir los mates o calabazas, se trata mas bien de tener en claro cual te identificará como buen matero, como buen cebador, como buen conversador y hasta como buen lector.

En mi colección he llegado a reunir como media docena de mates que han sido regalos traídos desde Argentina o como herencia de algún turista amigo argentino me ha dejado.

Si tienes a alguien en Argentina, puedes pedirle que te envíe uno, cualquiera modelo te gustará, sin embargo pueda ser que tomes en cuenta un par de sugerencias:

  • Si vas a matear con tus amigos, te recomiendo una calabaza grande en donde quepa bastante para que no tengas que estar cambiando la yerba frecuentemente

  • Si vas a matear solo, es recomendable una calabaza que tenga un soporte, que no sea redondo para que puedas asentarlo mientras lees, estudias, o trabajas y que sea mediano de capacidad para que no se desperdicie demasiada yerba.

Mate y libro
Mate y libro

Curar el mate

Antes de empezar a tomar mate, es necesario “curarloal recipiente y para ello necesitamos:

  • Tiempo, 3 días, es necesario desodorizar la calabaza durante tres días mínimo

  • Yerba, para llenarlo 3 veces

  • Agua hirviendo, lo suficiente como para llenar la calabaza

La idea es desodorizarlo completamente y eliminar algunos olores que son de la madera o de sus componentes como lacas o selladores para después de esto impregnar el olor a yerba mate en la calabaza.

  1. Limpiar con agua la calabaza. Se necesita limpiar el mate, desodorizarlo, para luego impregnarle los olores y sabores propios de la yerba, para esto debemos utilizar agua con un paño o cepillo que retire impurezas de la madera, si es necesario se puede utilizar agua hirviendo.

  2. Se llena de yerba mate todo el mate (calabaza) con yerba que sea de sabor fuerte, puede ser yerba con palo para impregnar el aroma de mate en el recipiente. Si te trajeron un paquete de yerba de alguna marca en especial, pueda que te convenga llenarlo con yerba de la marca que si se vende en los supermercados de tu ciudad para que no gastes la que te trajeron en solamente curar la calabaza.

  3. Se le agrega agua hirviendo, lo más caliente posible para extraer de la yerba la mayor cantidad de aroma que se impregnará en el recipiente. Recuerda dos cosas: lo mas caliente posible y que el nivel del agua llegue hasta lo mas alto de la calabaza. Ten cuidado de no quemarte.

  4. Se deja reposar durante un día entero. No cambiar el agua ni volverla a calentar, ya que con el pasar de las horas el sabor se vuelve mas amargo, concentrándose y curándolo mejor al recipiente.

  5. Se debe repetir este proceso 3 veces, una vez por día y al tercer día tendrás lista tu calabaza para disfrutar del mejor aroma y sabor de la yerba mate.

¿Ya elegiste qué libro vas a leer, con quienes de tus amigos vas a compartir cebadas de mate o en qué lugar de tu casa lo beberás cuando esté curado tu mate?

No olvides comentar este blog 🙂