Principios, no personas

En cada conversación incluimos la subjetividad de los «personalismos». Actuando bajo principios, prestamos atención solamente a nuestra conciencia y a lo correcto. Pasamos de ser aplaudidores de un personaje a ser críticos, autocríticos, propositivos y proactivos.

A %d blogueros les gusta esto: