Ecuador, un país con chuchaqui

Lo que inició como una gran alegría en los setentas, el descubrimiento de enormes pozos petroleros que traerían al Ecuador grandes cantidades de dinero fácil para pagar nuestros gastos y deudas, hoy solo nos deja lecciones dolorosamente aprendidas.



Nuestro Ecuador, al igual que el borracho dependiente de su elixir, no tiene otra intención mas que seguir buscando a corto plazo que nada lo despierte de sus sueños de pompa de ser un país de riquezas; y como cualquier ilusorio soñador, terminó bebiéndose todo el negro vino de sus entrañas, embriagando su economía, su sociedad, soñando más en llegar al mundial de fútbol que en aprender a crecer y ser auto-suficiente.

Al Ecuador le incomoda saber que su maravilloso licor que fácilmente le dio carreteras, escuelas, hospitales y sueldos elevados ahora está agotado; es más no solo le incomoda, le da miedo. Y a lo que más teme, no es precisamente a que puedan venir tiempos de salir de la vagancia social a buscarse su propio trabajo, sino la dura resaca que lo cogió desprevenido.



¿Qué sucederá con el Ecuador ahora que el precio del petróleo es bajo?

Una de dos, o cambiará de adicción de líquida a sólida como por ejemplo al oro o al cobre y luego seguir cómodamente soñando en llegar o ganar su anhelado mundial; o pueda que suceda el milagro de que se levante y se ponga a trabajar, que se empiece a alimentar bien, de forma proporcionada, variada, con los nutrientes necesarios para que su economía pueda crecer por sí misma y con trabajo, dejando de lado el extractivismo que no es otra cosa más que la adicción macroeconómica al dinero fácil, aprenderá a ganarse el respeto de sus vecinos con trabajo, no vociferando, hará negocios equilibrados, con visión de largo plazo, no se malgastará en vanidades efímeras, cuidará la naturaleza porque ahora le toca respetar a quien le provee de agua y aire limpios, respetará al trabajo porque le enseñará a hacerse responsable de sus gastos, irá a las universidades porque verá en ellas que el conocimiento es liberador y se apasionará de liberarse por medio de él.

En esta nueva vida, el Ecuador apreciaría cada salida del sol viviendo en paz, dejando atrás las peleas e insultos de burdel, en donde antes se vociferaba contra quien se le cruzaba en su camino… en fin, tal vez no seríamos más ricos, pero si felices.

Pero por ahora sigue sentado con tremenda resaca, viendo y debatiendo sobre fútbol en su pantalla de ni se cuantas pulgadas, enfurecido por que no clasificó al mundial.


2 Comentarios

Añade el tuyo →

  1. Se valiente: Estas o no estás a favor de la explotación regulada del ITT? No seas ambiguo!

    • Juan en este post no expongo mi opinión sobre la explotación del ITT, mas bien intento relatar, por medio de una metáfora, donde fallamos como economía demasiado dependiente del petróleo.

      Mi opinión sobre la explotación del ITT es que NO debería explotarse, y no solo por motivos ambientalistas, sino por respeto a la vida y territorio de los “no contactados”.

      Saludos

Ahora tu tienes la palabra ...

A %d blogueros les gusta esto: